Pon a prueba tu imaginación.

Desde sus orígenes remotos, tal vez en el Renacimiento o incluso medievales, el género de ficción distópica ha intentado atisbar en el misterio de nuestra condición innata para desvelar hasta dónde pueden llegar nuestras pretensiones de transformar la sociedad y nuestro entorno. En el siglo XIX veremos diseminada esta inclinación narrativa junto a los inquietantes libros de viajes. Hoy día es muy difícil deslindar la intención visionaria del creador de ficción científica del narrador en clave fantástica y de un último propósito a colación de dicha empresa: el inquietante debate formulado sin reservas desde Campanella hasta K. Dick sobre el conflicto social que nos aborda y su anticipada debacle interna.

No os dejéis llevar por las apariencias: no tienen que aparecer sofisticadas máquinas ni apabullantes experimentos científicos para que tengamos la certeza de estar ubicados dentro del género.

Haciendo una humilde tentativa del propósito expresado os presento dos de mis relatos fantásticos: “La gema del boyardo” y “No me mires”.

En breve colgaré mi próxima novela por capítulos: “De Civitate Lunae”.

*Podéis acceder a todos mis escritos a través de la página http://www.tusrelatos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: